Búsqueda Rápida

Guía Gastronómica

Proveedores

Artículos

Septiembre 2018

Tipos de Vino y Maridaje

Equipo Editorial Porech®

Tipos de Vino y MaridajeLa clasificación más usada para los vinos los agrupa y cataloga según las regiones de procedencia y especialmente por los distintos tipos de cepas. En Chile, famoso mundialmente por la calidad de sus vinos, encontramos una amplia variedad, entre las que destacan:

Chardonnay: Es la cepa preferida para la elaboración de vinos blancos y una de las tres variedades que se mezclan para elaborar el champagne.  Debido a sus características, da origen a vinos equilibrados y con gran cuerpo.

Cabernet Sauvignon: Ha dado gran prestigio internacional a los mostos chilenos. Permite producir vinos robustos, habitualmente con notas a frutos rojos y tabaco, entre otras. Tiene  un gran potencial de guarda. Se produce mucho en toda la zona central de Chile.

Sauvignon Blanc: Produce vinos de buen cuerpo, muy aromáticos y de buena acidez. Su versatilidad es amplia, ya que puede dar origen también a vinos refrescantes, secos o con diversas características.

Merlot: Es una cepa que, por su tipo de taninos, produce vinos más livianos y suaves para beber.

Pinot Noir: Cepa de difícil tratamiento, tanto en la viña como en la bodega, pero que correctamente trabajada produce excelentes vinos: aterciopelados, suaves, con deliciosos sabores frutales y muy complejos.

Riesling: Es una cepa que permite producir vinos de gran riqueza aromática (flores secas, pasas, higos secos) y buena acidez; especialmente apta para climas más bien frescos. 

Syrah: El origen de esta cepa es materia de discusión, pero se asocia habitualmente con el Ródano francés y con Australia, donde se le denomina Shiraz. En Chile su irrupción es reciente pero los resultados han sido alentadores, puesto que se ha adaptado muy bien  dando vinos ricos en cuanto a concentración, poder y sabor.

Carménère: De origen francés, da lugar a vinos que presentan cualidades entre las que destacan un suave cuerpo y un color intenso.

En cuanto al “maridaje”, término que se usa para hacer referencia a la combinación ideal entre vino y comida, hablando en términos muy generales, se dice que los vinos jóvenes son buenos para acompañar, por ejemplo, asados de cordero, carnes rojas, estofados de carne, pollo, asados de ternera y quesos de corta y media duración. Los vinos maduros se recomiendan con carnes rojas (asadas o a la parrilla), carnes de caza mayor (ciervo, jabalí) y platos con salsas complejas. Los vinos blancos ligeros son especiales para pescados suaves y fiambres poco especiados. Aquellos blancos “con cuerpo” se sugieren para acompañar crustáceos a la parrilla, moluscos y pescados de sabor pronunciado; en tanto que los vinos “criados en madera” se consideran ideales para pescados y mariscos muy condimentados, carnes asadas de pollo o ternera y pescados marinados. Los vinos dulces son recomendados para postres, budines, pastelería y frutas. En tanto que los espumantes son sugeridos para aperitivos y canapés, pescados y mariscos en general, caviar, salmón y ostras.

volver a artículos | Página |