Búsqueda Rápida

Guía Gastronómica

Proveedores

Artículos

Abril 2017

Refranes y Aforismos Gastronómicos

Por Marco Guzmán, Portal Restaurantes Chile.

Refranes y Aforismos GastronómicosLos refranes son dichos que expresan de manera concisa un saber popular y si bien son muy parecidos a los aforismos (término proveniente del griego ἀφορίζειν, que significa definir), se diferencian en general de estos últimos por no estar vinculados a un autor específico o a una doctrina determinada. No obstante, ambas expresiones son muy valiosas como vehículo de transmisión de conocimientos certeros, que suelen comunicarse de boca en boca y depositarse en la cultura, a veces como verdaderas perlas de sabiduría. En este breve artículo jugamos con algunas citas y refranes que poseen claras alusiones gastronómicas, invitándoles a saborear y descifrar su exquisito contenido, que no deja de asombrar por su precisión y profunda simpleza.

Todos sabemos que “a buen apetito no hay pan duro” y que “con la barriga vacía, ninguno muestra alegría”; pero no es menos cierto que “no solo de pan vive el hombre” y que “hay que comer para vivir y no vivir para comer”. Similar situación ocurre con la bebida, ya que “a nadie le hace mal el vino si se bebe con tino”. No obstante, como la especie humana no se caracteriza por hacer siempre lo que es mejor y como “no hay que pedirle peras al olmo”, debemos ser claros a la hora de analizar estos temas y llamar “al pan, pan y al vino, vino”.

Jules Renard afirmaba que "el único hombre que es realmente libre es aquel que puede rechazar una invitación a comer sin dar una excusa" y con ello expresaba lo difícil que es para el ser humano sustraerse a los placeres gastronómicos. Efectivamente, como nunca falta un buen motivo para dejarse llevar por los epicúreos goces de la buena mesa, hay que asumir las consecuencias de no llevar una dieta equilibrada, ya que cuando la salud pasa la cuenta “no se saca nada con llorar sobre la leche derramada”. Así pues, aunque consideremos que nuestros hábitos alimenticios son adecuados, es recomendable estar constantemente revisándolos, ya que es muy fácil engañarnos en esta materia. Pero en esto el autoengaño recae sobre nuestra propia salud y cobra otro sentido el refrán “para mentir y comer pescado hay que tener cuidado”, ya que, aunque parezca absurdo, no es nada extraño el mentirnos a nosotros mismos. Por tanto, que estas palabras sean una invitación a disfrutar de la buena comida manteniendo una alimentación equilibrada, lo cual no es imposible sino un ideal a seguir, ya que, como en muchos otros aspectos de la vida, la moderación es una virtud y parece muy acertado decir, como afirmaba Confucio, que “saber comer es saber vivir”.